Meditación

meditar

Durante la mayor parte de nuestra vida, la mente está inmersa en un continuo diálogo interno, donde un pensamiento desencadena otro, mediante alguna asociación emocional. Por ejemplo, mientras escuchamos un fragmento musical, de inmediato advertimos que la primera vez que lo habíamos oído fue en presencia de un(a) antiguo novio(a). La particularidad de esta relación desencadenará  incomparables emociones que, en caso de ser desagradables (como el momento de la ruptura), sólo  desviarán nuestra mente hacia la crítica, la autocompasión o algunas otras preocupaciones sobre el futuro.


 

Permanentemente, la mente teje historias acerca de nuestro trabajo, nuestra salud, nuestras finanzas, nuestra familia, nuestros amigos o, quizás, esa divertida mirada que el empleado de la tienda nos dio. Muchas veces, ni siquiera somos conscientes de este ruido interno (principal responsable de incrementar el estrés en nuestra vida). Aunque la mente sea apta para crear historias que afirmen la vida, según los neurocientíficos, posee una mayor capacidad para aferrarse a una tendencia negativa, es decir, prestar más atención a las experiencias negativas que a las positivas. Dicha tendencia se habría desarrollado como un instinto de supervivencia, hace miles de años, cuando nuestros antepasados centraban su atención en evitar amenazas potenciales y no así en promover recompensas (por una buena caza, por ejemplo). Detenerse a saborear una deliciosa comida o admirar una puesta de sol, en pleno paleolítico, habría consumido valiosos momentos de atención, dejando a nuestros predecesores vulnerables al ataque de cualquier depredador. Por consiguiente, aquellos que sobrevivieron para transmitir sus genes prestaban mucha atención al peligro. Su legado fue un cerebro que está mucho más preparado para concentrarse en experiencias negativas y, similarmente, una inclinación a atascarse, una y otra vez, en patrones condicionados de pensamiento, como la ansiedad, depresión, y limitación.

 


 LAS PROPIEDADES CURATIVAS DE LA MEDITACIÓN

 

La meditación es una de las mejores herramientas existentes para contrarrestar el sesgo de negatividad del cerebro, liberar el estrés acumulado, promover experiencias e intenciones positivas, y disfrutar la paz de la conciencia del momento presente. Una gran cantidad de investigaciones han establecido que practicar la meditación regularmente produce beneficios tangibles para la salud mental y física, entre ellas:

 

  

 

• Disminución de la hipertensión

 

 • Reducción de los niveles de colesterol

 

 • Descenso en la producción de las “hormonas del estrés”, como el cortisol y adrenalina

 

 • Rebaja de la ansiedad, depresión e insomnio

 

 • Uso más eficiente de oxigeno por el cuerpo

 

 • Aumento en la producción de la hormona DHEA (anti-envejecimiento)

 

 • Fortalecimiento del sistema inmunológico

 

  

 

Cómo la meditación beneficia al cuerpo, mente y espíritu.

 


LA MEDITACIÓN REDUCE EL ESTRÉS


El estrés crónico puede causar bastantes enfermedades y acelerar el envejecimiento. Muchos científicos han confirmado que el estrés prolongado contribuye a la hipertensión, enfermedades del corazón, úlceras estomacales, enfermedades autoinmunes, ansiedad, cáncer, insomnio, fatiga crónica, obesidad y depresión.

Con la meditación, el cuerpo se libera de la tensión y, principalmente, revierte los efectos de un antiquísimo instinto, el de la huida o lucha. Concebido, inicialmente, como un mecanismo de protección a corto plazo, la lucha o la huida hacen que nuestro cuerpo acelere el ritmo cardíaco, aumente el azúcar en nuestra sangre, suprima el sistema inmunológico, reduzca la producción de insulina, bombee hormona de estrés (como la adrenalina y el cortisol), y reduzca el suministro de sangre a los órganos digestivos. Todas estas reacciones acontecen para que nuestro cuerpo reaccione ante la lucha o la huida. Aunque, en la actualidad, pocas personas se enfrentan a situaciones que amenazan su existencia corporal, muchos viven en un prolongado estado de lucha o huida, por ejemplo, en respuesta al tráfico, a la criticas del cónyuge o amigos, o por un descuerdo con un compañero de trabajo

 

 Hay muchos estudios convincentes que muestran el poder de la meditación para aliviar el estrés y promover la calma interior. Por ejemplo, un estudio de 2011 publicado en la Revista Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine descubrió que trabajadores de tiempo completo que pasaron un par de horas a la semana practicando meditación, mostraron una disminución significativa en el estrés laboral, la ansiedad y estado de ánimo depresivo. La práctica regular de la meditación, entonces, disipa el estrés acumulado y cultiva un estado de alerta en descanso.

 


LA MEDITACIÓN  OPTIMIZA LA CONCENTRACIÓN, LA MEMORIA Y LA CAPACIDAD  DE APRENDIZAJE


 

La meditación también puede ayudar a aprovechar el potencial más profundo del cerebro para concentrarse, aprender y adaptarse. Mientras que algunos científicos consideraban que, más allá de una cierta edad, el cerebro no puede cambiar o crecer, ahora sabemos que él posee una cualidad conocida como plasticidad. Esto permite el crecimiento de nuevas neuronas y la transformación de toda nuestra vida. Asimismo, la meditación ayuda a despertar nuevas conexiones neuronales, e incluso transformar regiones completas del cerebro. Un reciente estudio dirigido por la Universidad de Harvard y el Hospital General de Massachusetts encontró que, después de sólo ocho semanas de meditación, los participantes experimentaron un crecimiento beneficioso en las áreas del cerebro asociadas a la memoria, el aprendizaje, la empatía, la consciencia de sí mismo, y el estrés (la ínsula, el hipocampo y corteza prefrontal). Además, los meditadores reportaron una disminución de los sentimientos de ansiedad y una mayor sensación de calma.

 


Muchos otros estudios demuestran el valor de la meditación en la mejora de la capacidad para mantener la concentración en un mundo lleno de distracciones y demandas crecientes sobre nuestra atención. Por ejemplo, la investigación llevada a cabo por el Centro de Conciencia Consciente de la UCLA demostró que los adolescentes y adultos con TDAH (transtorno por déficit de atención con hiperactividad) que practican diversas formas de meditación, durante sólo ocho semanas, mejoraron su capacidad para concentrarse en las tareas, incluso cuando se trató de distraerlos.


 

LA MEDITACIÓN AYUDA A CREAR RELACIONES MÁS ARMONIOSAS

 


Cuando la mente se siente equilibrada y centrada, es mucho más fácil responder con consciencia en lugar de reaccionar instintivamente (actitud que puede traer toxicidades a nuestras relaciones interpersonales). La meditación cultiva ecuanimidad y compasión. Nos hace siempre presentes frente a un ser querido, cliente o compañero de trabajo y nos permite realmente atender aquello que dicen o necesitan. Esta capacidad se conoce como “testigo de la conciencia“, es decir, observar con calma e imparcialmente una situación, o, en otras palabras, estar consciente y responder de igual manera. Algo extremadamente valioso para todas nuestras relaciones.


 

LA MEDITACIÓN AYUDA A MEJORAR SU CREATIVIDAD Y SUS HABILIDADES PARA LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS

 


Cada uno de nosotros tiene un estimado de 60.000 a 80.000 pensamientos al día. Por desgracia, muchos de ellos son los mismos de ayer, la semana pasada, y el año pasado. La mente tiende a caer en estos circuitos de pensamiento repetitivo que aprietan la posibilidad de nuevas ideas e inspiración. La meditación es una práctica de gran alcance para ir más allá de los patrones habituales de pensamiento, acondicionado en un estado de consciencia expandida. Con ellas nos conectamos a lo que se conoce como el campo de infinitas posibilidades o potencialidad pura, y nos abrimos a nuevas ideas, intuiciones e ideas.

Grandes innovadores del mundo, atletas y otros notables triunfadores han descrito ese estado como “estar en el flujo,” esto es, quedarse en el lugar correcto, momento adecuado, en un estado de gracia. Aquí el tiempo parece detenerse y, en lugar de luchar y tratar de forzar las cosas, solo se necesita entrar en ese estado natural y dejar fluir las cosas hacia uno. Dejamos de estar agobiados por el pasado o preocupados por el futuro, y se está fluyendo en el eterno presente. Este estado de conciencia es el más elevado, el lugar de nacimiento de toda creatividad. La mente atraviesa un estado abierto, receptivo y  capaz de recibir destellos de perspicacia y nuevas perspectivas. Como Marcel Proust escribió: “El verdadero viaje de descubrimiento no está en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos.”

 LA MEDITACIÓN DISMINUYE LA DEPRESIÓN, ANSIEDAD E INSOMNIO


 

Los efectos emocionales de sentarse en silencio y mirar hacia adentro son vastos. El profundo estado de descanso, producido por la meditación, estimula el cerebro para liberar neurotransmisores, incluyendo dopamina, serotonina, oxitocina y endorfinas. Cada una de estas sustancias cerebrales de origen natural se relaciona con diversos aspectos de la felicidad:

 

 La dopamina juega un papel clave en la capacidad del cerebro para experimentar placer, sentirse recompensado, y mantener la atención.

 

 La serotonina tiene un efecto calmante. Alivia la tensión y nos ayuda a sentir menos estrés y estar más relajados y concentrados. Los bajos niveles de este neurotransmisor se vinculan a las migrañas, ansiedad, trastorno bipolar, apatía, sentimientos de inutilidad, fatiga e insomnio.

 

 La oxitocina (la misma sustancia química cuyos niveles aumentan durante la excitación sexual y la lactancia) es una hormona del placer. Crea sentimientos de calma, satisfacción y seguridad, al tiempo que reduce el miedo y ansiedad.

 

 Las endorfinas son conocidas como productos químicos que crean la euforia, comúnmente llamada, “alto el corredor.” Estos neurotransmisores desempeñan muchas funciones relacionadas con el bienestar, incluyendo la disminución de la sensación de dolor y la reducción de los efectos secundarios del estrés.

 

La meditación también puede beneficiar a las personas que sufren de dolor crónico. Mediante la disminución o eliminación de la medicación. Un estudio realizado por la Wake Forest University School of Medicine (publicado en la edición de abril 2011 de la revista Journal of Neuroscience) encontró que los participantes que asistieron a cuatro sesiones de 20 minutos de entrenamiento, durante cuatro días, experimentaron una fuerte reducción de su sensibilidad al dolor. De hecho, la reducción de los índices de dolor fue significativamente mayor que los encontrados en estudios similares con píldoras de placebo, morfina y otros analgésicos.

 


 CELEBRANDO EL SILENCIO….


 

El mejor regalo de la meditación, más allá de los sustanciales beneficios para la fisiología mente-cuerpo es la sensación de calma y paz interior que trae a la vida diaria. Cuando uno medita, se marcha del ruidoso parloteo de la mente a un lugar completamente diferente: el silencio de una mente libertada del pasado o el futuro. De esta manera, el silencio interno ocupa un lugar dominante en el nacimiento de la felicidad auténtica, donde alcanzamos ráfagas de inspiración, tiernos sentimientos de compasión, mucha empatía y sentido de amor. Descubrir el silencio en nuestra mente implica, entonces, ya no prestar una atención indebida a todas las imágenes de preocupación, ira, miedo, dolor que la mente tienda a crear. Sobre una base regular de meditación, los pensamientos, acciones y reacciones estarán empapados de amor y de atención consciente, descubriendo así, la más profunda conciencia de la cualidad divina de la existencia.

 


 
(Visited 82 times, 1 visits today)
Musica Online
Clic Aqui =>
AGENDA TU LECTURA
http://miportaldiamante.com/llectora%20de%20registros.png

http://miportaldiamante.com/suscribirte/suscribite.png
Accede a mis Redes Sociales


Crea tu insignia





Contacto

  • Para dejar un mensaje: (+598) 095 000 941
  • Para comunicarte por E-mail: infomiportaldiamante@gmail.com
  • Copyright 2012 - 2016.
  • Todos los derechos reservados.
  • Patricia Vidarte, fundadora de Mi Portal Diamante.
http://miportaldiamante.com/llectora%20de%20registros.png